Home»ENTREVISTAS»Mat Kar “Dicen que por ahí anda la “musa de la inspiración” para mi eso no existe”

Mat Kar “Dicen que por ahí anda la “musa de la inspiración” para mi eso no existe”

Entrevista

8
Shares
Pinterest

Mat Kar: una amalgama entre la fotografía, collages, performances e instalación, con un lenguaje iconográfico es una mezcla de religión, sexo, humor e imaginería, tomado del entorno y vivencias personales. Directo e indirecto, agresivo, irreverente, simbólico, su obra se basa en una constante crítica a la sociedad y los encasillamientos entre personas. Con el protagonismo de cuerpos poderosos generadores de cambios, el erotismo, la crítica, lo que no se dice, lo que no nos dejan decir, es el hilo conductor entre series y proyectos.

 

RF/¿Hace cuánto te dedicas a la fotografía?

MK/Primero agradecerles a Revista Fotho por la entrevista y desearles muchos éxitos en esta nueva etapa.

En la fotografía tengo exactamente 6 años, desde que la casualidad se cruzó por mi camino, y es desde entonces donde me he encontrado a mí misma, como persona, mujer y artista visual.

RF/¿Cómo fue esa conexión?

MK/Inmediata y casual. No lo buscaba, creo que se puso en mi camino y cuando lo vi, dije… esto es lo mío y de aquí no me voy, se convirtió en mi proyecto de vida.

RF/¿Que significa para Mat Kar la Fotografía?

MK/Mi fotografía refleja mi manera de observar, creando una concepción sobre mi realidad y de lo que me rodea, definitivamente son imágenes personales, que nacen de mi imaginario, pero siempre con una perspectiva social. Una vez escuché a un gran fotógrafo decir que la fotografía tiene que aportar algo a la sociedad, tener un por qué? un para qué? y para quién va dirigida?. Tiene que tener más que un motivo estético y técnico. Advertir, cuestionarse, inquietar, en el sentido que descifre, que el espectador se quede más de 5 segundos observando una imagen, cuestionar lo que está observando, que la interprete y son esas interpretaciones las que hacen que las imágenes cobren vida y no pasen desapercibidas, que generen un diálogo entre el creador y el observador, si no llega a ese punto se vuelve mecánica pura.

RF/¿cómo defines tu trabajo fotográfico?

MK/Tengo una pelea por los significados de “conceptual” y “artístico” no soy ninguno de los dos, “lo conceptual” está demasiado prostituido, ahora todo es conceptual algo así como artesanal, lo artístico, cada quien define lo que hace y si lo quiere llamar arte que lo llame, son dos conceptos subjetivos y servidos a la mesa de quien quiera tomarlos. Estamos inundados de imágenes, ahora todo el mundo es fotógrafo, porque tienen una cámara muy pro o porque llevaron un par de cursos, manejar un aparato no implica tener un lenguaje.

¿Cómo defino mi trabajo en foto?  en constante crecimiento, y no tengo ni la tercera parte de lo que conlleva crear una imagen que la puedan llamar “obra”, me falta tanto, tantísimo por aprender y estudiar que lo que me define es o como me voy definiendo, son los proyectos que hago, son ellos y de la mano de un enfoque social lo que va curtiendo mi trabajo y son estos, mis proyectos, lo que me define.

RF/¿Dirías que tiene un estilo propio y por qué?

MK/Ya todo está inventado, yo interpreto, resignifico, redefino, analizo, estudio, recompongo y descompongo significados o temas. Construyo imágenes a base de rompecabezas, tomo de aquí y de allá, de muy dentro de mí y que al final, hablo de temas muy míos pero que en realidad son universales, no sé si esto se define como estilo. Yo no hago fotos lindas me dijeron una vez y desde ahí lo tengo como estandarte.

RF/¿Cómo nacen tus proyectos?

MK/Literalmente nacen, y para nacer tienen que tener una intención, y esa intención la que a base de investigación y de empaparse del tema como punta del iceberg de toda una patología que crece conforme a lo investigado.

Tengo varios proyectos que me han llevado uno o dos años desarrollando, planeando, por ejemplo, un proyecto que su título nació en la investigación “Derecho al Olvido”. Me tomo el tiempo de buscar locaciones acordes al tema, como este proyecto que menciono, de seis lugares escogí tres, los cuales le agregan contenido al tema, lo hacen más fuerte por decirlo de alguna manera, me quedaba en los lugares durante horas observando la luz su efecto en los colores de la construcción y como cambiaba dependiendo de las horas.

No soy de correr para sacar algo rápido y me den “like”, es el proyecto en sí, el me dice dónde empieza y dónde termina. Tengo incluso una parte de mi proceso creativo que lo dedico a cómo montarlo, como presentarlo y que amarre a la obra como un todo y bueno lo principal, mecanismos que uso en cuanto a contenido y cómo interpretarlo.

RF/¿En qué te inspiras?

MK/Dicen que por ahí anda la “musa de la inspiración” para mi eso no existe, me inspiro en cosas que me motivan internamente, situaciones por la que he pasado y las personas que me rodean, la sociedad y su caos, el cuerpo como un lienzo, la fotografía como soporte de expresión, la moralidad y su subjetividad, el recuerdo, la identidad como elección de ser, la memoria como presente, las inseguridades materializadas en forma de limitantes, los objetos redefinidos en uso y significado, he hecho proyectos basados en objetos encontrados, me cuentan su historia y construyo sobre ellos una estructura esencial que tiene por objetivo transmitir, reclamar, advertir y cuestionar. Me inspira lo incómodo, lo desechado, lo banal, me inspira todo lo que es políticamente incorrecto.

RF/¿Tiene alguna relación tus imágenes con tu vida personal?

MK/¡Todas y cada una de ellas!!!  de principio a fin. La materia prima somos nosotros mismo, esa es la bendita “musa” que llaman. Ahora que estoy explorando el autorretrato definitivamente es ahí de donde parto.

Cito “Autorretrato es comprendido no solo como la representación de un mero dibujo técnicamente bien hecho del rostro, sino como algo que exige que el “alma” de esa persona de vida a la imagen pintada” y esta definición abarca no solo el autorretrato sino todo lo que hago, a la hora de crear imágenes. Un ejercicio analítico de quiénes somos? ¿para dónde vamos? ¿que queremos? ¿cómo nos visualizamos a nosotros mismos?, y que aporte doy con la imagen realizada a la Sociedad, tenemos que decir algo más que una imagen bien lograda a nivel técnico.

RF/¿Te has enfrentado al rechazo por tu propuesta fotográfica?

MK/Tengo muchísimas historias que contar al respecto. Al principio decía … algo estoy haciendo mal, no encajo, hasta lo tomaba personal (lágrima recorre mejilla) pero ahora, es como tobogán enjabonado, lo que para unos es incorrecto para otros diste en el clavo. Todo depende del cristal con que se mire, y si en algún lado me dicen que no y en el otro también, pues sigo tocando puertas. Se aceptan todo tipo de críticas, se moldean, se toma algo de ellas y se sigue trabajando, pero lo más importante es nuestra esencia, el componente principal, que nadie ose decirte que deberías de redefinirse si ya llevas mucho trazo caminado y tenes un lenguaje propio.

Una vez un restaurante-galería finolis, conocido, el mismo día de la inauguración (yo con todos los moños puestos) me detuvieron en la entrada y me devolvieron dos cuadros, aludiendo que la dueña no permite desnudos en su local, se hizo un medio alboroto al yo subir un post en face contando el hecho, a la gente lo que le intrigó fue saber más de mi trabajo y me invitaron a exponer en más galerías. Mi moraleja son dos, una, es que no tenemos que tomar personal los rechazos, simplemente por ahí no funcionó y hay miles de caminos por dónde ir, la otra  es que de tantos cuadros expuestos en dicho evento, a la dueña le llamó tanto la atención mi propuesta (de todas las que habían en el lugar) que las retiró, pero eso me dice que mi trabajo le impactó tanto que provocó esa reacción y es ahí donde se cumple el cometido, aunque fue “negativo” mis imágenes le provocaron algo (dolor de panza al menos) no pasaron desapercibidas… así lo veo yo.

RF/¿Qué esperas del espectador al ver tus fotos?

MK/La lectura del espectador es tan variada, como gustos hay, dependiendo de su entorno, de su estilo de vida, de su intelecto, de sus cánones sociales, en fin, son muchos factores que influyen a la hora de una lectura de imagen, cada uno, interpreta lo que ve. Pero para mí, lo primordial, es que les provoque algo, sea bueno sea malo, les intrigue, la cuestionen, se reflejen en ella, que se les mueva las entrañas por una imagen. He tenido clientes que buscan eso, me cuentan su historia de vida, quieren materializarla, como un recuerdo indeleble, palpable y eso, son los trabajos que amo hacer, porque logro conectar el sentir en una imagen.

RF/¿Tienes un lenguaje presente a través del desnudo. Como elemento en tu obra, ¿cuál es el significado?

MK/Es una pregunta recurrente para con mi trabajo ¿por qué desnudo?¿Para llamar la atención?

¿Para tener más seguidores? Pues no, todo surgió por una clase en la universidad donde me tocó emular un fotógrafo, tomado al azar y resultó ser Spencer Tunick, él trabaja el desnudo masivo, instalaciones de corporales en espacios públicos.

Con el pasar del tiempo me cuestiono…, algo más que un cuerpo desnudo…, le agrego un contenido, donde el cuerpo sea el instrumento, el lienzo, el cuerpo cuestionado, cuáles son los ideales de belleza? es un acto obsceno?

 La desnudez se muestra como una conexión entre la protesta y la fragilidad de la piel que nos torna iguales, una fusión entre lo simbólico y lo biológico, lo prohibido, lo profano, avergonzarlos o censurarlos la salida a la indignación causada por la sociedad. Si bien es cierto que el desnudo atrae por el morbo que genera no digiero el “wording” concepto que me explicó un amigo creador de contenido en web donde el texto o el tema atrae seguidores por decirlo a la manera que yo quiero interpretar la palabra, generar adeptos por un desnudo no es mi fin, trato y espero que los cuerpos en las imágenes sean un todo con el mensaje que quiero dar no un enganche para generar adeptos.

RF/¿Cuál es tu proyecto más importante en tu obra y por qué?

MK/“Encasillados” sin pensarlos dos veces!

“ENCASILLADOS” surge como respuesta a situaciones y discursos de poder generados en las últimas elecciones presidenciales en Costa Rica. Formo parte de ese porcentaje de personas que se vio impactada por los discursos de odio y discriminación, lo cual me llevó a darme cuenta del contexto en que vivimos. Tenemos puntos de vista diferentes, apoyar un discurso de odio, manipulador y encasillador, tiene un común denominador, provocar e incitar a crear una Costa Rica dividida y encasilladora. Una realidad contaminada por los signos de violencia cotidiana.

Encasillamos a las personas por su cuerpo, mitificamos la desnudes, encasillamos por su elección a amar, por su edad, por su apariencia.

Con este proyecto escuché de primera mano cómo se sienten los involucrados, ante una sociedad que limita su forma de ser. Encasillar, es una forma de desvalorizar y lo practicamos todos los días, según el diccionario “consiste en clasificar, objetos de un mismo tipo”, sin embargo, más recientemente la tendencia es encasillar personas, basadas en prejuicios culturales, étnicos, religiosos, sociales o de género. No solo clasificamos cosas u objetos, nos atrevemos a clasificarnos entre nosotros mismos, siguiendo en ocasiones, ese rasgo que forma parte de nuestra educación y que nos inculcan desde niños. Cuando nos encasillamos o la sociedad nos pretende encasillar, estamos limitando nuestra manera de ser por complacer.

Las situaciones de poder nos cubren y descubren personas que están a nuestro lado y que nos hacen ver, cómo nos dividimos, lo negativo, lo raro, lo diferente, lo vemos como una amenaza, mostrándonos la materia prima de la cual estamos hechos. No es fácil promover cambios o incluso eliminarlos, más cuando los traemos desde pequeños y bajo el brazo, a manera de prejuicios mezclados con educación.

“Encasillados” se fue transformando, convirtiéndose en un acto testimonial de la vida de cada participante.

El primer acto creativo, surge con la personalidad de cada participante, si bien es cierto que la idea inicial era la de la exclusión o encasillamiento por la diversidad sexual, conforme los participantes se introducían a la caja, más que direccionarlos se transformó en una manera individual de expresión.

Creando una atmósfera de intimidad, entre la caja y la persona, aquí surge el segundo acto creativo, donde ellos mismo expresaron su propio “Encasillamiento” por medio de experiencias individuales y personales, cada persona con su propia historia, dándose una reconstrucción de la idea inicial que hace que el espectador se cuestione, ¿qué me encasilla?, ¿Cómo me encasilla la sociedad?.

Participaron más de 50 personas, entre señoras, jóvenes, parejas diversas, familias completas, niños, la obra total incluye performance, videoarte e instalación.

Es un proyecto que mutó literalmente, se transformó y eso es lo que hace que sea un proyecto de vida que no tiene fin, así como número de participantes, el sigue creciendo y no solo eso, la reacción de la gente ante el cuadro es impresionante, tengo un sinfín de anécdotas que contar de mis apreciados “Encasillados”

“Encasillados” ha cruzados fronteras, gracias a mi representante Gary Hior de Galeries Hior, publicándolo en una revista en Guatemala dos veces.

RF/¿Qué característica consideras que debería tener una fotografía para ser una obra artística completa.

MK/No me canso de decir que el contenido de una obra es parte fundamental a la hora de crear imágenes. Con la palabra contenido, me refiero a lo que nos dice una imagen y no solo lo que nos dice, es gritar sin palabras, lo que nos mueve, lo que nos contiene, lo que nos hace vivir, insisto, la fotografía como herramienta de intervención social, pasar de ser decorativa a ser un discurso de autor.

RF/¿Qué opinas del movimiento fotográfico en Costa Rica y cuales fotógrafos consideras que están produciendo cosas de tu interés?

MK/En Costa Rica tenemos un gran talento fotográfico, unos más expuestos que otros, soy partidaria de que cada uno tiene su espacio y su manera de crear imágenes. Estamos para generar imágenes y es nuestro trabajo el que debe hablar por sí solo, es la constancia lo que da la pauta para hacernos ver, para darnos a conocer, tengamos uno, cuatro, cuarenta años en la fotografía y es esto lo que siento que debemos darle bola, la constancia, producir, para que los fotógrafos costarricenses nos destaquemos más allá de nuestras fronteras. Pero pienso también, que de la expresión estética no se suele hablar mucho, pocas veces el fotógrafo se cuestiona, si su creación trasciende más allá de lo técnico, de lo mecánico, de lo bonito, de buscar la aprobación del espectador, de adicionar más seguidores, construir y reflexionar sobre un tema que nos aporte un contenido visual rico en opinión, en profundidad, en historia. El contenido se plasma con que lo que usemos para capturar una imagen, la iluminación le aporta al contenido, ya definido, la atmósfera de lo que queremos decir.

Nos inspiramos en el arte pictórico de la historia, pero en realidad nos inspiramos? O hacemos un copy- paste de lo que vemos?, escarbamos en el trasfondo de la intención de nuestros referentes, nos preguntamos de dónde sale la esencia de la construcción en la imagen que vemos? Lo que en realidad sostiene el lenguaje visual de cualquier imagen depende de las decisiones intelectuales y de un lenguaje visual consistente del creador de imágenes. Por esto y otras cosas más es que me defino como una estudiante eterna, tenemos que convertirnos en estudiantes eternos, no concibo que creamos que ya lo sabemos todo y que no ocupamos nada más, un creador de imágenes evoluciona cuando se renueva, crece cuando se nutre constantemente, trasciende cuando tiene los pies en la tierra.

Uno de los talleres que más me ha hecho pensar así y que tuve el privilegio de llevar fue con el señor Jorge Albán-Dobles, un taller de foto de 5 días sin cámaras de nada!!  Y es ahí donde aprendí que me falta mucho camino por recorrer pero ya se por dónde irme.

De los fotógrafos nacionales que admiro y sigo, por diferentes motivos

Flavia Sánchez, Yuri Orozco Rivera, Anel Kenjekeeva, Susy Vargas, Etzia Granera, Karla Solano, Luis Diego Arroyo, Guillermo Barquero, Ventanabierta- Allan Barboza, Pablo Murillo, Carlos Quesada.

RF/¿Cuéntanos si tienes proyectos futuros?

MK/Estaba re feliz, porque me iba con mi trabajo bajo el brazo para México y Guatemala, con un colectivo de artistas costarricenses y que gracias a mi amigo y gran artista el pintor Alonzo Rubí me invitaron a unirme a ellos. Debido a la situación actual se pospuso, pero ahí está, logramos que nos invitaran a exponer en varias galerías reconocidas, contactos de Rubí y de mi querido amigo y representante Gary Hior. El proyecto sigue en pie, ahora me estoy dedicando a pulirlo, voy con mis “Encasillados” en foto, performance e instalación, con un proyecto en el que he estado trabajando desde hace par años y que ya se está materializando, que son mis collages, donde fusiono mis fotografías, intervenciones manuales varias, recortes, objetos, muy personal como es mi línea de trabajo.

Ahorita estoy con el autorretrato, jamás creí que me iba meter en este lado, pero la situación me llevó y lo estoy manejando a manera de catarsis de desbloqueos mentales que tenía del pasado y en fin deseando que todo pase, que salgamos renovados y más fuertes que nunca de la situación en que estamos ahora.

Puedes encontrar más de su trabajo en:

Instagram: @Matkar40

Facebook: La Calle de Avignon” studio Mat Kar.

Fotografía: Mat Kar

Footografía: Mat Kar

Fotografía: Mat Kar

Fotografía: Mat Kar

 Encasillados, Fotografía: Mat Kar

 Encasillados, Fotografía: Mat Kar

Fotografía: Mat Kar

Fotografía: Mat Kar,“ Amor Romántico” Ely Neyra, Artista Performática, Chile

Fotografía: Mat Kar,“ Amor Romántico” Ely Neyra, Artista Performática, Chile

Previous post

"Luis Enrique" De la música a la fotografía.

Next post

TUS HABILIDADES COMPLEMENTARIAS por Gustavo Valle