Revelando/El Smartphone, tu aliado fotográfico


Buzz Aldrin, como piloto del módulo lunar, fue el encargado de programar la computadora de a bordo al momento del amunizaje. Tan potente como una calculadora de bolsillo actual, esta calculó y controló la orientación y navegabilidad de los módulos de mando y lunar.

Un aparato creado en la década del 60, permitía entonces por primera vez en la historia, que un ser humano caminara por la superficie de la Luna.

La computadora responsable de las misiones Apollo tenía una capacidad de procesamiento inferior a 1 Mhz, con una memoria RAM un millón de veces más pequeña que la de tu smartphone.

Literalmente, hoy tenés al alcance de tu mano una computadora de bolsillo, con suficiente capacidad de procesamiento para ejecutar con fluidez programas de edición fotográfica o incluso de video. Y como si fuera poco, una o varias cámaras fotográficas incluidas, con sensores y lentes realmente imponentes, llevando el mundo fotográfico a otro nivel.

Son la alternativa perfecta a una cámara compacta, sin renunciar a la calidad. Dependiendo la gama, permiten graban video en 4K, capacidad Slow Motion, estabilizadores ópticos, sensores con decenas de megapixeles, lentes ultra angulares y zoom ópticos conviviendo juntos en una misma unidad, y hasta obturadores con apertura variable, ni hablar de características como resistencia al agua y al polvo. Seguramente, muchas cosas que desearías que reuniese tu pesada reflex.

Y acá lo bueno. Su procesamiento permite correr versiones móviles de programas como Lightroom o Photoshop. Snapseed, Capture One Pro, encabezan la lista de editores. La única limitación o incomodidad, es el tamaño de la pantalla, pero permiten realizar revelados impecables.

Particularmente, utilizo el smartphone para absolutamente todo, incluyendo escribir y publicar esta nota. Mediante un simple cable adaptador USB OTG, o inalámbricamente via Wifi-Direct o Bluetooth, interconecto mi reflex, descargo las fotos y las edito.

Existen muchas aplicaciones que permiten realizar un anclaje, o Tethering. Un abanico para todos los gustos, casi una infinidad, disponibles tanto para Android como IOS o Windows Phone (entre otros). Las hay completamente gratuitas, funcionales con características pagas, o totalmente pagas.

La ventaja de estas es una mayor precisión, por ejemplo, a la hora de enfocar en situaciones de poca luz, aprovechando el mayor tamaño y resolución de la pantalla del smartphone. Ni hablar de un mejor encuadre, composición, backup instantáneo de las imágenes, posibilidad de utilizar un intervalómetro o un bracketing de exposición o enfoque con un simple movimiento de dedos. El flujo de trabajo en determinadas situaciones, puede simplificarse y mejorar notablemente.

Como último dato, y a modo de experimentación (bajo propia responsabilidad de quien lee), es posible mejorar la cámara de tu smartphone mediante un update. Esto se puede lograr gracias a modificaciones en el firmware de la cámara, generalmente proporcionada por algunos usuarios en foros dedicados; o como no podía ser de otra manera, gracias al gigante Google. La aplicación GCam (o Google Camera) es posible instalarla en una gran cantidad de modelos de smartphone, mejorando notablemente la inteligencia artificial en modo automático de nuestra cámara móvil, o funcionalidades excelentes en el modo manual: estoy maravillado con las fotografías nocturnas que se pueden lograr.

Mientras te quedás en casa, tiempo para probar nuestra computadora de bolsillo, es lo que sobra.

Fotografía por: Harry Cunningham

Previous Mario Wong,"captura la esencia en su entorno natural"
Next Daniel Arranz,"Tu mejor Foto" por Fabián Olivera

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *